CorporateCurrent situation

BRICOLAJE Y HOGAR: ANTE UNA CRISIS DE OFERTA SIN PRECEDENTES

steel market

Problemas de abastecimiento y subida de precios de las materias primas en todos los sectores.

Tras un 2020 marcado por la crisis del COVID19, que nos trajo un gran desplome de la demanda durante el primer semestre, y una rápida recuperación de la misma en el segundo. El sector ha experimentado una revolución nunca vista.

Las personas hemos puesto en valor nuestros hogares, y el gasto en mejoramiento del hogar ha crecido y se ve inmerso en una demanda masiva, que nos ha llevado a invertir en capacidad de producción para cubrir la necesidad de nuestros distribuidores.

Aunque este desajuste de crecimiento en 2021 ha venido acompañado de una crisis de oferta nunca vista. Escaladas de precio de las materias primas en todos los sectores de actividad y problemas de aprovisionamiento son las conversaciones diarias entre compradores y vendedores. Todos los actores del mercado están ciertamente preocupados acerca de la evolución del sector en los próximos meses y así nos lo hacen saber.

Bajo este contexto hemos pedido a nuestro Director Comercial, Iñaki Bringas, que comparta su visión desde su experiencia acerca de esta situación.

Buenas tardes Iñaki. ¿Cómo estáis viviendo esta situación en AR Shelving y en qué medida os está afectando? 

AR Shelving es una empresa con la práctica totalidad de su fabricación en Europa, y con 2 inputs de fabricación básicos: acero y madera.

Ambos inputs han experimentado desde finales del pasado año una escalada de precios sin precedentes, motivados fundamentalmente por la escasez.

El sector del acero en particular ha experimentado una crisis nunca vista, con una oferta claramente inferior a la demanda, y empresas que están teniendo que reducir su actividad ante la falta de recursos. Es por ello que los precios se encuentran en límites históricos.

Afortunadamente AR Shelving cuenta con la experiencia y apoyo del Grupo Arania para la gestión de sus compras. Gracias a ello estamos siendo capaces de garantizar las entregas de todos nuestros partners.

Actualmente garantizar el servicio es nuestra premisa y principal valor. 

¿Qué ha ocurrido en el mercado para que las materias primas experimenten una escasez e inflación tan alta? 

Para dar una explicación coherente a todo lo que está sucediendo en Europa con las materias primas, deberíamos ahondar en un amplio análisis macroeconómico.

Por hacer un breve resumen, podríamos concluir que se ha producido un “doble efecto”: shock de oferta y boom de demanda mundiales:

  • Shock de oferta: el mercado de materias primas es un mercado global y marcadamente oligopolístico. Por un lado, la economía china, coincidiendo con la crisis del Covid19 y la guerra comercial con EEUU decidió a mediados del año pasado incrementar el Gasto Público con una fuerte inversión en infraestructura interna. Esto les ha llevado a reducir sustancialmente sus cupos de exportación e incrementar enormemente el consumo interno. Como consecuencia, el mayor exportador del mundo de materias primas (50% del acero mundial se fabrica allí), ha dejado de ser una opción de compra real en Europa.

A esto debemos añadir que la oferta local se encuentra altamente limitada (restricciones Covid19, cierre de altos hornos, aranceles a terceros paises) y monopolizada. Esto ha generado el caldo de cultivo perfecto para que se produzca un rallye de precios al alza nunca visto. Hoy los precios de acero se encuentran en el punto más alto de la serie histórica, superando ya en 200€/Tm. El anterior récord durante la crisis financiera de 2008.

Respecto a los años 2019 y 2020, el precio de la bobina laminada en frío, que utilizamos en nuestros fabricados, se ha multiplicado X2.

A esto podemos añadir alta inflación y escasez en el sector de la madera, que acumula subidas del 20% y altos recortes en los cupos de entregas, el polipropileno con incrementos superiores al +30%, cartón: +50%, pintura +15%…. 

  • Boom de demanda: A la falta de oferta anteriormente comentada, debemos añadir una demanda de productos de consumo nunca vista. El confinamiento provocado por la pandemia nos ha obligado a modificar nuestros hábitos de compra. Hemos dejado de gastar en ocio: restauración, turismo… a la vez que se ha incrementado el ahorro de las familias. Pasamos mucho más tiempo en casa, lo cual nos ha llevado a experimentar un boom de demanda en productos de bricolaje y mejoramiento del hogar.

¿Está esto relacionado con la falta de suministro y problemas de entregas de determinados productos?

Por supuesto, podemos considerar que prácticamente todas las categorías de productos de bricolaje están sufriendo problemas continuados de servicio.

Las causas son fundamentalmente tres:

  • Escasez de materias primas: explicado anteriormente.
  • COVID19: Las fábricas europeas no se encuentran al 100% de su rendimiento debido a las limitaciones provocadas por la pandemia. Las medidas sanitarias y de distanciamiento, han obligado especialmente a las fábricas más intensivas en mano de obra, a reducir sus capacidades para distanciar a sus trabajadores.
  • Crisis de tránsito marítimo: El exceso de demanda de contenedores en USA a principios de año, y la limitación de oferta provocada por las navieras (efecto black sailing), ha provocado una gran escasez de contenedores, con precios que han llegado a cuadruplicar los fletes a principios de año. Esto ha provocado una gran escasez de productos de importación, y exceso de demanda a los productores europeos, que no han podido dar abasto para compensarlo.

En AR Shelving recibimos llamadas diarias de empresas distribuidoras que anteriormente importaban productos chinos, o de otros fabricantes locales y actualmente se han quedado sin suministro.

Nuestra respuesta es clara. Estamos centrados en dar el mejor servicio posible a nuestros partners históricos, y todo el exceso de demanda tratamos de cubrirlo de su mano.

¿Qué podemos esperar en los próximos meses? 

Es difícil saberlo, “no tenemos una bola de cristal” y cualquier opción es aparentemente válida. No obstante, si analizamos las variables macroeconómicas con detenimiento vemos lo siguiente:

  • La demanda se encuentra en niveles muy altos, y las previsiones apuntan a que así siga a lo largo de todo el año.

La última encuesta que tuve oportunidad de leer ayer reflejaba que un 40% de los consumidores encuestados tenían intención de seguir invirtiendo en su hogar por encima del periodo pre-Covid, cuando las restricciones desaparezcan.

  • El proceso de vacunación lleva un fuerte retraso y las previsiones de mejora económica empeoran revisión tras revisión. Esta semana nuestro Gobierno ha rebajado la previsión de crecimiento del PIB en 2 puntos. Esto claramente es por efecto ocio y turismo. Lo cuál va a mantener la demanda de productos de bricolaje en un alto nivel.
  • China ha tomado un camino de largo plazo basado en un fuerte desarrollo de su economía interna. Por tanto, el primer exportador mundial de materias primas va a ver reducida su oferta exterior de manera estructural.

Los datos al cierre del 1Q, muestran un récord histórico en el crecimiento de su PIB, lo cual refrenda lo anterior.

  • La oferta de materias primas sigue estando muy concentrada y sin visos de incrementarse a medio plazo. Los precios del acero en USA siguen por encima de los precios europeos y esto hace que sigan siendo un mercado más atractivo para terceros países. Por tanto nuestras ofertas están limitadas o sujetas a un sobreprecio.

En mi opinión, nos espera un año de precios en niveles muy altos. Las acerías ya están ofertando precios a segundo semestre y estos siguen al alza.

Es posible que en algún momento del año se frene el rallye alcista, pero yo no contaría con grandes mejoras. Deberíamos acostumbrarnos a niveles de precios elevados.

Por otro lado, esta previsible inflación nos ha pillado a todos totalmente desprevenidos.

Todos los estudios macroeconómicos que he tenido opción de leer (el último publicado por el BVA), vaticinaban para este año una inflación mínima en Europa (0.3%).

Ante este panorama inflacionista multisectorial, personalmente no lo veo posible. Por ejemplo, Polonia ya ha superado en marzo el 3% de inflación.

La gran incógnita es, ¿qué hará el BCE para compensarlo? Los mecanismos para corregir la inflación están muy limitados en una economía dopada con tipos de interés negativos.

La única alternativa pasaría por subirlos, pero ante una deuda publica en máximos Históricos en toda la UE, para paliar los efectos de la pandemia, podemos decir que nos encontramos ante una encrucijada.

Hace unas semanas la Administración Biden daba una buena pincelada sobre hacia donde pueden ir los tiros en política fiscal y monetaria en USA. Subida del impuesto de sociedades al 28% (actualmente al 21%) y mínimo del 21% para las operaciones en el extranjero. Todo ello para compensar la alta deuda pública y el futuro plan de infraestructuras.

¿Estaremos ante un nuevo paradigma económico? ¿Inflación con subida de tipos? A veces las previsiones están para romperlas. El tiempo nos dirá.